Las cinco patologías psiquiátricas más frecuentes y con más impacto personal y social: la esquizofrenia, el trastorno bipolar, la depresión mayor, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDHA) y el autismo comparten variaciones genéticas.

La rehabilitación psiquiátrica es el proceder terapéutico encaminado a crear habilidades socio-laborales cuando estas no existen o son pobres. Resulte imprescindible fomentar la rehabilitación integral que permita a los pacientes realizar un mejor aporte y reinserción a la sociedad.